Estás en > El huevo de chocolate > Adivina, Adivinanza > Adivinanzas de personajes

ADIVINANZAS DE PERSONAJES

Las soluciones están escritas con tinta invisible al pie de cada adivinanza. Para poder verlas tienes que pasar el ratón con el botón izquierdo apretado. Pero antes de leer la respuesta... ¡piensa un poco!



No soy ave, ni soy pez,
ni soy una cosa rara;
y sin ser ave ni nada,
soy nada y ave al revés.

Yo fui el primer hombre
y, aunque lo que digo te asombre,
es nada, al revés, mi nombre.

No tuvo padre ni madre,
cuando nació ya era un hombre,
tiene muchos descendientes
y todos saben su nombre.

La voz me quitaron
para caminar
y el príncipe amado
me fue a rescatar.

Me pinché con una rueca
y cien años me dormí
hasta que el beso de un príncipe
hizo que volviese en mí.

Una madrastra se porta fatal,
una manzana es muy mortal,
un beso amoroso la salvará.

Una madrastra que es infernal,
una manzana que es mortal,
de amor un beso la salvará.

La bruja con su manzana,
me hizo dormir.
pero el príncipe con su beso,
me despertó. ¡Qué feliz!

Una madrastra la odia,
una manzana la mata,
un príncipe muy hermoso
de la muerte la rescata.

Mi avión es una escoba;
negra y fea me verán,
persigo siempre a las hadas
que al verme se espantarán.

De rojo me cubro
sin ser amapola,
mi abuela y el lobo
completan la historia.

Su madrastra y sus hermanas
no la dejaban salir
pero llegó el hada buena
y al príncipe hizo feliz.

Mucho correr, mucho fregar
y a sus hermanas trajes planchar
pero, al final, ya lo verás,
en el palacio, se casará.

Tres hermanos en su casa,
ven a lobo pasar,
y por mucho que éste sople,
no la consigue tirar.

Por mis luchas y victorias
me llaman El Campeador.
Yo sería buen vasallo
si tuviese buen Señor.

¿Quién fue aquél genial marino
que de pie mantuvo un huevo
y descubrió un mundo nuevo
por acortar un camino?

Pequeño, pero importante,
su hazaña más comentada:
dar a un enorme gigante
una terrible pedrada

Una pedrada fue suficiente
para que un pequeño rey
hiciese su gesta más valiente.

Echo fuego por la boca,
espanto por donde voy,
¡ten cuidado!, al que se equivoca,
le echa fuego por la boca.

Todo cubierto
con traje blanco,
cuando aparezco
a todos espanto.

Es fácil este acertijo,
ganó merecida fama
ensartando una manzana
en la cabeza de su hijo.

¡Qué suerte tiene esta señorita!
Que tiene una varita,
y cuando la agita,
te convierte en princesita.

Le encanta la carne
de ciervo y gamuza,
le encanta la niña
de la caperuza.
En los cuentos soy el malo,
porque en vez de un helado,
me comería...
¡Al que tienes al lado!

Lleva la cara pintada,
y unos grandes zapatones;
ríen los chicos y grandes
con sus chistes y canciones.

Era un animal feroz,
hasta pintarlo de rosa;
ahora nos divierte mucho;
lo feroz... ya es otra cosa.

Perdí mi sombra,
y cuando la encontré,
a Wendy me llevé.

Azul,
rosa,
o cubista,
siempre artista.

Por decir muchas mentiras
me ha crecido la nariz,
pero, arrepentido luego,
vuelvo a sentirme feliz.

¡Que sí!
que me crece la nariz
al mentir
¡ay de mí!

Llevo un parche en el ojo,
una pata de palo,
y mi cara es de ...
malo, malo, malo.

Tiene nombre de joyero,
menudo, blanco, ligero.
Vive sin haber vivido
y es de todos conocido.

Con largos vestidos
de sedas y gasas
me imitan las niñas
cuando se disfrazan.

Mi padre me llevó al bosque
y el camino señalé
marcándolo con piedrecitas
para así poder volver.

Alto y flaco caballero
justiciero y soñador,
que, a lomos de Rocinante,
a molinos se enfrentó
creyendo que eran gigantes.

Con su caballo y su fiel escudero,
viaja por la Mancha este caballero.
Quiere justicia y busca aventuras,
pero sólo encuentra palos y desventuras.

Adivina, adivinanza,
va montado en su borrico
es bajo, gordo y con panza,
amigo de un caballero
de escudo y lanza,
sabe refranes, es listo.
Adivina, adivinanza.

Escudero regordete,
a su Señor acompaña,
envuelto en mil aventuras
por los campos de la Mancha.

¿A qué reyes me refiero,
que a Belén fueron guiados
por una estrella de Oriente,
llevando oro y presentes
y encontraron a otro Rey,
recién nacido en el suelo?
¿A qué reyes me refiero?

Salieron de Oriente
con rumbo a Belén,
si quieres juguetes
escribe a los tres.

Roe, roe en la despensa;
roe, roe, roe el pan,
y si tú pierdes un diente
un tesoro te dará.

Soy un ratón pequeñito
que de noche te visito
me llevo tu dientecito
y te dejo un regalito.

Robo a los ricos,
se lo doy a los pobres,
y a mi amada Mariam,
le mando flores.

Verás una Virgen bella,
madre de su propio Padre,
y aunque es verdadera madre
no deja de ser doncella.
© El huevo de chocolate


| Más adivinanzas | Volver a la página principal |