Estás en > El huevo de chocolate > Camino de Santiago para niños > Consejos para niños peregrinos

CAMINO DE SANTIAGO PARA NIÑOS

CONSEJOS PARA NIÑOS PEREGRINOS



EN EL CAMINO:

1. Saluda a todos los peregrinos que te encuentres con el habitual saludo: «¡buen camino!»

2. Trata con amabilidad a la gente que encuentres al borde del Camino.

3. Permite el paso a los que anden más rápido que tú y a las bicicletas.

4. Procura no caminar muy rápido los primeros días. No se trata de llegar el primero, el Camino no es una carrera. Procura adaptarte al ritmo del más lento del grupo.

5. Cada hora de marcha descansa cinco minutos y come y bebe algo para reponer energías.

6. En verano evita las horas de más calor, madruga y sal lo más temprano posible. Utiliza crema de protección solar y gorro.

7. Todo el Camino hasta Santiago está marcado con flechas amarillas y mojones de piedra. Es imposible perderse.

8. En los tramos de carretera camina siempre por el arcén izquierdo.

9. No te desanimes por el cansancio, cada día dispondrás de muchas horas para descansar.


EN LOS ALBERGUES:

1. Si llegas cuando el albergue está cerrado pon tu mochila en la cola para reservar sitio.

2. Habla y comparte experiencias con otros peregrinos. Conocerás gente de todo el mundo.

3. En cuanto llegues al albergue quítate las botas y ponte las chanclas para que descansen los pies.

4. Si tienes las botas mojadas introduce en ellas papel de periódico y cámbialo cada poco tiempo. Se secarán enseguida.

5. El agua caliente se acaba pronto, dúchate cuando llegues al albergue.

6. Abre el saco y ponlo en tu cama, para señalar que está ocupada.

7. Sé ordenado con tus cosas, coloca todo bien en la mochila.

8. Lleva siempre papel higiénico.

9. Lleva una linterna pequeña, para alumbrarte en caso necesario.

10. Para evitar los ronquidos de otros peregrinos son muy útiles los tapones para los oídos.


¿DÓNDE COMER?

En Melide, enfrente de la Iglesia de San Roque, está la típica «Casa Ezequiel» donde tienen un buen pulpo, cachelos (trozos de patata cocida), empanada y ribeiro (para los padres).

En Arzúa se come bien en el «Mesón del peregrino».

En O Pino hay comida casera en «Casa Regueiro».

En Santiago de Compostela en «Casa Manolo» (Plaza de Cervantes) hay menú para peregrinos.

© El huevo de chocolate