Estás en > El huevo de chocolate > Cuentos para niños > Lazarillo de Tormes para niños > Tratado Segundo

LAZARILLO DE TORMES PARA NIÑOS

RESUMEN DEL TRATADO SEGUNDO

En un lugar llamado Maqueda, Lázaro entró al servicio de un clérigo que guardaba la comida en un arca cerrada con llave y también lo mataba de hambre. Lázaro consiguió una copia de la llave y por las noches tomaba un poco de comida y hacía creer al clérigo que había ratones.
Una noche el clérigo se despertó sobresaltado porque oyó un silbido que parecía de una serpiente y que, en realidad, provenía de la boca de Lázaro que dormía con la llave en la boca. El clérigo se acercó a oscuras hasta donde estaba Lázaro y le dio un brutal garrotazo que lo tuvo tres días en cama. Cuando Lázaro se recuperó, el clérigo lo echó de su casa.

TRATADO SEGUNDO

Llegué a un lugar que llaman Maqueda, donde me encontré con un clérigo que me preguntó si sabía ayudar a misa. Yo dije que sí, como era verdad que, aunque maltratado, mil cosas buenas me enseñó el pecador del ciego y una de ellas fue ésta. Finalmente, el clérigo me tomó a su servicio.

Escapé del trueno y di en el relámpago, porque este era mucho peor que el ciego. No digo más, sino que toda la miseria del mundo estaba encerrada en éste.
Tenía un arcón de madera viejo y cerrado con llave, la cual llevaba con una cinta atada a la capa. Y cuando traía comida a casa la metía en el arca y la dejaba cerrada. Y en toda la casa no había ninguna cosa de comer como suele haber en otras: algún tocino colgado cerca de la lumbre, algún queso puesto en alguna tabla o en el armario, algún canastillo con algunos pedazos de pan que de la mesa sobran, que me parece a mí que, aunque de ello no me aprovechara, sólo con la vista me consolara.
Solamente había una ristra de cebollas en una habitación de lo alto de la casa que también tenía cerrada con llave. Me daba una cebolla cada cuatro días y cuando le pedía la llave para ir por ella, si alguien estaba presente, echaba mano al bolsillo y con gran solemnidad la desataba y me la daba diciendo:
- Toma y devuélvemela después y no comas más de la cuenta.
Como si dentro de ella estuvieran todas las conservas de Valencia(20), con no haber en dicha habitación, como dije, otra cosa que las cebollas colgadas de un clavo. Las cuales él tenía tan bien contadas, que si, por mi desgracia, comiera más de una ración, me costaría caro. Finalmente, yo me moría de hambre.


(20) En aquella época las conservas de Valencia gozaban de mucha fama.

Pues ya que conmigo tenía poca caridad, consigo usaba más. Un poco de carne era su ración diaria para comer y cenar. Verdad es que repartía conmigo el caldo, que de la carne ¡nada!, sino un poco de pan y ¡rogando a Dios que me alcanzara!
Los sábados se comen en esta tierra cabezas de carnero y me enviaba por una, que costaba tres maravedís(21). Cocía la cabeza y comía los ojos y la lengua y el cogote y sesos y la carne que en las quijadas tenía y me echaba todos los huesos roídos al plato, diciendo:
- Toma, come y disfruta, que para ti es el mundo. Mejor vida tienes que el Papa.
«¡Tal te la dé Dios!», decía yo en voz baja.
Al cabo de tres semanas que estuve con él me quedé tan flaco que no me podía sostener sobre las piernas de pura hambre. Sentí que me iba a la sepultura, si Dios y mi saber no me remediaran. No podía usar de mis mañas por no tener en qué aplicarlas. Y, aunque algo hubiera para comer, no podía engañarlo como hacía con el ciego, al que Dios perdone (si de aquel golpe falleció) que todavía, aunque astuto, como le faltaba aquel preciado sentido, no me sentía. Pero no hay nadie con tan aguda vista como éste tenía.
Cuando en misa estábamos, no se le escapaba ninguna blanca(21) de las que la gente daba, un ojo tenía en la gente y el otro en mis manos. Cuantas blancas(21) ofrecían tenía contadas y acabado el ofertorio me quitaba el cesto y lo ponía sobre el altar.
Nunca pude robarle una blanca(21) todo el tiempo que con él viví, o por mejor decir, morí. De la taberna nunca le traje una blanca(21) de vino porque el vino que le sobraba de la Iglesia lo metía en el arcón y lo administraba de tal forma que le duraba toda la semana. Y por ocultar su gran mezquindad, me decía:
- Mira, mozo, los sacerdotes han de ser muy templados en su comer y beber y por esto yo no me desmando como otros.
Mas mentía falsamente, porque en las cofradías y mortuorios que rezábamos, a costa ajena comía y bebía como un lobo.
Y ya que hablo de mortuorios, Dios me perdone, que jamás fui tan enemigo de la naturaleza humana como entonces. Y esto era porque en los mortuorios comíamos bien y me hartaban. Yo deseaba, y aun rogaba a Dios, que cada día matase a uno. Y cuando dábamos sacramento a los enfermos, especialmente la extremaunción(22), cuando manda el clérigo rezar a los que están allí, yo con todo mi corazón y buena voluntad rogaba al Señor que le llevase de este mundo.
Y cuando alguno de éstos escapaba, ¡Dios me lo perdone!, mil veces lo maldecía y el que se moría, otras tantas bendiciones llevaba de mí dichas. Porque en todo el tiempo que allí estuve, que serían casi seis meses, sólo veinte personas fallecieron y éstas bien creo que las maté yo, o por mejor decir, murieron a petición mía, porque, viendo el Señor mi rabiosa y continua muerte, pienso que gozaba matándolos por darme a mí vida. Y si el día que enterrábamos yo vivía, los días que no había muerto, volviendo a mi cotidiana hambre, más lo sentía. De manera que en nada hallaba descanso, salvo en la muerte, que yo también para mí, como para los otros, algunas veces deseaba. Mas no la veía, aunque estaba siempre en mí.


(21) Los «maravedís», las «blancas» y las «medias blancas» son monedas de aquella época.

(22) Sacramento que el sacerdote aplica a los moribundos.

Pensé muchas veces dejar a aquel mezquino amo. Mas por dos cosas no lo dejaba: la primera, por no fiarme de mis piernas, por temor de la flaqueza que de pura hambre me venía y la otra es que yo pensaba y decía: «Yo he tenido dos amos: el primero me traía muerto de hambre y dejándole, me encontré con este otro que me tiene ya en la sepultura. Si a este abandono y doy con otro peor, ¿qué será, sino fallecer?». Con esto no me atrevía a marcharme.

Pues estando con tales penas un día que el ruin(23) de mi amo había salido, llamó a la puerta un calderero(24), el cual yo creo que fue un ángel que me envió Dios. Me preguntó si tenía algo que arreglar y yo le dije:
- Una llave de este arca he perdido y temo que mi señor me azote. Por vuestra vida, ved si en ésas llaves que traéis hay alguna que le sirva, que yo os lo pagaré.
Comenzó a probar el calderero el gran manojo de llaves que traía y yo a ayudarle con mis oraciones. Cuando de repente, vi el arca abierta con los panes dentro le dije:
- Yo no tengo dineros que daros por la llave, tomad de ahí el pago.
Él tomó un pan de aquéllos, el que mejor le pareció y dándome mi llave, se fue muy contento, dejándome más a mí. Mas no toqué nada en ese momento, para que no se notara la falta. Vino el mísero de mi amo y gracias a Dios no se dio cuenta del pan que el calderero se había llevado.
Y al día siguiente, cuando se marchó, abrí mi paraíso de panes y tomé entre las manos y dientes un pan y en dos credos lo hice invisible(25), no olvidando cerrar el arca. Y comencé a barrer la casa con mucha alegría, pareciéndome que con aquello remediaría de aquí en adelante mi triste vida. Y así estuve con ello feliz aquel día y el siguiente. Pero no me iba a durar mucho aquel descanso, porque al tercer día veo a deshora al que me mataba de hambre sobre el arca, volviendo y revolviendo, contando y recontando los panes. Yo disimulaba y en mi secreta oración y devociones y plegarias decía: «¡San Juan(26)ciégale!».
Después que estuvo un gran rato echando la cuenta, contando por días y dedos, dijo:
- Si no tuviera tan bien guardada este arca, yo diría que me habían robado de ella panes. De hoy en adelante voy a llevar la cuenta: nueve quedan y un pedazo.
«¡Malas nuevas te dé Dios!», dije yo para mí.


(23) Mezquino y avariento.

(24) Vendedor ambulante de sartenes, calderos y otros instrumentos caseros de cobre o hierro.

(25) Se lo comió.

(26) San Juan era el patrón de los criados.

Cuando salió fuera de casa yo, por consolarme, abrí el arca y comencé a adorar los panes, no osando tocarlos. Los conté, por si acaso el clérigo se había equivocado y hallé su cuenta más verdadera de lo que yo quisiera. Lo más que pude hacer fue dar en ellos mil besos y lo más delicado que yo pude. Del que estaba empezado tomé un poco y con eso pasé aquel día, no tan alegre como el anterior.
Mas como el hambre creciese, mayormente porque ya tenía el estómago hecho a más pan, yo no hacía otra cosa cuando estaba solo que abrir y cerrar el arca y contemplar aquellos panes. Mas el mismo Dios, que socorre a los afligidos, viéndome en tal necesidad, me dio una idea, pensé: «Este arcón es viejo y grande y con pequeños agujeros por algunas partes. Se puede pensar que los ratones, entrando en él roen el pan. Sacar un pan entero no es cosa conveniente, porque notará la falta».
Y comienzo a desmigajar el pan sobre unos manteles que allí estaban y tomo uno y dejo otro, de manera que de tres o cuatro desmigajé un poco. Después, como quien toma un pastel, lo comí y algo me consolé. Mas él, cuando vino a comer y abrió el arca, vio el mal y sin duda creyó que eran ratones los que el daño habían hecho, porque estaba muy bien imitado de como ellos suelen roer. Miró todo el arca de un extremo a otro y encontró ciertos agujeros por donde sospechaba que habían entrado. Me llamó, diciendo:
- ¡Lázaro, mira, mira, qué persecución ha venido esta noche por nuestro pan!
Yo fingí estar sorprendido, preguntándole qué sería.
- ¿Qué ha de ser? -dijo él- ratones que no dejan nada en paz.
Nos pusimos a comer y quiso Dios que tocara más pan que la miseria que me solía dar, porque ralló con un cuchillo todo lo que pensó que estaba mordido por los ratones, diciendo:
- Cómete eso, que el ratón cosa limpia es.
Y así, aquel día, añadiendo la ración del trabajo de mis manos, o de mis uñas por mejor decir, acabamos de comer, aunque yo nunca empezaba.

Y luego me vino otro sobresalto, que fue verle quitando clavos de las paredes y buscando tablillas, con las cuales clavó y cerró todos los agujeros de la vieja arca.
En cuanto salió de casa, fui a ver la obra y hallé que no dejó en la triste y vieja arca ningún agujero por donde pudiese entrar un mosquito. Abrí con mi llave, sin esperanza de sacar provecho y vi los dos o tres panes comenzados, los que mi amo creyó ser comidos por ratones y de ellos todavía saqué algunas migajas, tocándolos muy ligeramente.

Estando una noche desvelado, pensando cómo podría aprovecharme del arca, sentí que mi amo dormía, porque lo oí roncar. Me levanté sin hacer ruido y con un cuchillo viejo que por allí andaba llegué al triste arca y por donde parecía estar más débil le acometí con el cuchillo a manera de barreno. Y como la antiquísima arca, por ser tan vieja, estaba muy blanda y carcomida, le hice en un costado un buen agujero. Hecho esto abrí muy despacio el arca y del pan que hallé partido, saqué algunas migajas. Y con aquello, un poco consolado, cerré y volví a mi cama.
Al día siguiente mi amo vio el daño, tanto del pan como del agujero que yo había hecho, y comenzó a maldecir a los ratones y a decir:
- ¿Qué diremos a esto? ¡Nunca ha habido ratones en esta casa, sino ahora!
Volvió a buscar clavos y tablillas por la casa y a tapar agujeros y cuantos él tapaba de día, destapaba yo de noche.
De que vio no aprovecharle nada su remedio, dijo:
- Este arca está tan maltratado y es de madera tan vieja y flaca, que no hay ratón del que se pueda defender.
Luego buscó prestada una ratonera y con cortezas de queso que a los vecinos pedía, siempre tenía la trampa armada dentro del arca. Lo cual era para mí una gran ayuda, porque disfrutaba de las cortezas del queso que de la ratonera sacaba y además no perdonaba el ratonar del pan.
Como hallase el pan ratonado y el queso comido y no cayese el ratón que lo comía, se lamentaba y preguntaba a los vecinos cómo podía ser que encontraba comido el queso y caída la trampilla de la ratonera y nunca hallaba dentro al ratón.
Le dijo entonces un vecino:
- En vuestra casa yo me acuerdo que solía andar una culebra y ésta debe de ser sin duda. Y como es larga, puede comerse el cebo y aunque le pille la trampilla, si no está toda dentro, puede escapar.
Lo que aquél dijo alteró mucho a mi amo y desde entonces no dormía tan profundamente y con cualquier ruido que de noche sonase, pensaba que era la culebra que le roía el arca. Se levantaba y con un garrote que tenía a la cabecera de su cama daba en el arca grandes garrotazos, pensando espantar la culebra. A los vecinos despertaba con el estruendo que hacía y a mí no me dejaba dormir. Se iba a mi cama y revolvía las pajas pensando que la culebra se había metido en mi cama buscando calor.
Yo las más veces me hacía el dormido y por la mañana, me decía:
- ¿Esta noche, mozo, no sentiste nada? Pues tras la culebra anduve y pienso que puede meterse en tu cama porque las culebras son muy frías y buscan calor.
- ¡Rogad a Dios que no me muerda -decía yo- que mucho miedo le tengo!
De esta manera andaba tan desvelado que la culebra (o «culebro» mejor dicho) no se atrevía a roer de noche. Mas de día, mientras él estaba en la iglesia hacía mis asaltos. Y mi amo con los daños que yo hacía y el poco remedio que él les podía poner, andaba por las noches como fantasma.
Yo tuve miedo de que me encontrase la llave que tenía escondida entre las pajas de mi cama y me pareció lo más seguro metérmela de noche en la boca.

Pues, así como digo, metía cada noche la llave en la boca y dormía sin miedo a que el brujo de mi amo la encontrase. Mas quisieron mis pecados que una noche que yo estaba durmiendo, la llave se colocó en mi boca de tal manera y postura que el aire que yo echaba salía por el hueco de la llave y silbaba de tal manera que mi amo creyó, sin duda, que era el silbido de la culebra. Se levantó muy despacio con el garrote en la mano y llegó a mi cama muy callado para no ser sentido por la culebra. Y cuando estuvo cerca, pensó que allí entre las pajas, donde yo estaba echado, al calor mío se había venido. Levantando bien el palo, pensando tenerla debajo y darle tal garrotazo que la matase, con toda su fuerza me descargó en la cabeza un golpe tan grande que sin ningún sentido y muy mal descalabrado me dejó.
Cuando sintió que me había dado y tentó la mucha sangre que se me iba, conoció el daño que me había hecho. Con mucha prisa fue a buscar una luz y llegando con ella, me halló quejándome, todavía con la mitad de la llave fuera de la boca. Se preguntó mi amo qué podría ser aquella llave, la sacó de mi boca y vio que era igual a la suya. Fue luego a probarla y con ella resolvió el misterio. Debió de decir el cruel cazador: «El ratón y la culebra que me daban guerra y comían mi comida he hallado».

Al cabo de tres días yo recobré el sentido y me vi echado en mi cama, la cabeza toda vendada y llena de aceites y ungüentos y extrañado, dije:
- ¿Qué es esto?
Me respondió el cruel sacerdote:
- A fe que los ratones y culebras que se comían mi pan ya los he cazado.
Y me miré y me vi tan maltratado que sospeché lo que había ocurrido.
Y así, de poco en poco, a los quince días me levanté y estuve sin peligro (mas no sin hambre) y medio sano.
Al día siguiente de levantarme, el señor mi amo me tomó por la mano, me sacó a la calle y me dijo:
- Lázaro, busca amo y vete con Dios, que no te quiero en mi compañía.
Y santiguándose, como si yo estuviera endemoniado, se metió en la casa y cerró la puerta.

© Francisco Briz Hidalgo
Todos los textos de «Lazarillo de Tormes para niños» han sido elaborados por Francisco Briz Hidalgo que tiene los derechos de autor reservados y no pueden ser reproducidos, ni parcial ni totalmente, sin autorización previa de su autor.
El huevo de chocolate