Estás en > El huevo de chocolate > Fábulas de Samaniego > El asno y el lobo

FÁBULAS DE SAMANIEGO

EL ASNO Y EL LOBO

Un Burro cojo vio que le seguía
un Lobo cazador, y, no pudiendo
huir de su enemigo, le decía:
«Amigo Lobo, yo me estoy muriendo;
me acaban por instantes los dolores
de este maldito pie de que cojeo.
Si yo me valiese de herradores,
no me vería así como me veo.
Y pues fallezco, sé caritativo:
sácame con los dientes este clavo.
Muera yo sin dolor tan excesivo,
y cómeme después de cabo a rabo».
«¡Oh!, dijo el cazador con ironía,
contando con la presa ya en la mano,
¡No solamente sé la anatomía,
sino que soy perfecto cirujano!
El caso es para mí una patarata:
La operación, no es más que de un momento.
¡Alargue bien la pata,
y no se acobarde, buen jumento!»
Con su estuche molar desenvainado,
el nuevo profesor llega doliente;
mas éste le dispara de contado
una coz que le deja sin un diente.
Escapa el cojo; pero el triste herido
llorando se quedó su desventura.
«¡Ay, infeliz de mí! ¡Bien merecido
el pago tengo de mi gran locura!
¡Yo siempre me llevé el mejor bocado
en mi oficio de Lobo carnicero!
Pues si pude vivir tan regalado,
¿a qué meterme ahora a curandero?»
Hablemos con razón, no tiene juicio
quien deja el propio por ajeno oficio.

© El huevo de chocolate


¡Me gustan las fábulas!
El huevo de chocolate