Estás en > El huevo de chocolate > Fábulas de Samaniego > La tortuga y el águila

FÁBULAS DE SAMANIEGO



LA TORTUGA Y EL ÁGUILA

Una Tortuga a un Águila rogaba
le enseñase a volar; así le hablaba:
«Con sólo que me des cuatro lecciones
ligera volaré por las regiones:
ya remontando el vuelo
por medio de los aires hasta el cielo.
veré cercano el sol y las estrellas
y otras cien cosas bellas.
Ya, rápida, bajando,
de ciudad en ciudad iré pasando:
y de este fácil delicioso modo
lograré en pocos días verlo todo».

El Águila se rió del desatino.
Le aconseja que siga su destino
cazando torpemente con paciencia,
pues lo dispuso así la Providencia.

Ella insiste en su antojo, ciegamente.
La reina de las aves prontamente
la arrebata, la lleva por las nubes.
«Mira, -le dice- mira cómo subes».

Y al preguntarle, dijo: «¿Vas contenta?»
Y la deja caer y la revienta.

Para que así escarmiente
quien desprecia el consejo del prudente.

© El huevo de chocolate


¡Me gustan las fábulas!
El huevo de chocolate