Estás en > El huevo de chocolate > Retahílas para niños > Retahílas para sortear juegos

RETAHÍLAS PARA NIÑOS

RETAHÍLAS PARA SORTEAR JUEGOS

Son las retahílas más conocidas. Generalmente los niños se colocan formando un corro y todos los niños o sólo uno entona una cantinela mientras va señalando por orden a todos los niños participantes. El último niño señalado es, según lo convenido previamente, el que se libra o el que se queda.






En el Arca de Noé
caben todos, caben todos.
En el Arca de Noé
caben todos, menos usted.

A la vuelta de mi casa,
me encontré con Pinocho,
y me dijo que contara
hasta ocho.
Pin, uno, pin, dos,
pin, tres, pin, cuatro,
pin, cinco, pin, seis,
pin, siete, pin, ocho...

En un plato de ensalada
comen todos a la vez.
Jugaremos a las cartas:
Sota, caballo y rey.


Todos cuentan hasta tres
en la casa de Andrés
uno, dos y tres.

Todos cuentan hasta cuatro
en la casa de Renato
uno, dos, tres y cuatro.

Todos cuentan hasta cinco
en la casa de Francisco
uno, dos, tres, cuatro y cinco.


Todos cuentan hasta seis
en la casa de Rubén
uno, dos, tres, cuatro, cinco y seis.

Todos cuentan hasta ocho
en la casa de Pinocho
uno, dos, tres, cuatro,
cinco, seis, siete y ocho.

Enviada por Elisa Ruiz


En un café se rifa un pez,
al que le toque el número tres,
uno, dos y tres.

En un café se rifa un gato,
al que le toque el número cuatro,
uno, dos, tres y cuatro.

Tengo un gallo en la cocina,
que me dice la mentira.
Tengo un gallo en el corral,
que me dice la verdad.


Periquito, el bandolero,
se metió en un sombrero.
El sombrero era de paja,
se metió en una caja.
La caja era de cartón,
se metió en un cajón.
El cajón era de pino,
se metió en un pepino.
El pepino maduró
y Periquito se salvó.

Pinto, pinto, gorgorito
vende las habas
a treinta y cinco.
- ¿En qué lugar?
- En Portugal
- ¿En qué calleja?
- En la Moraleja.
Salte tú por la puerta vieja.

Pinto, pinto, gorgorito,
vende las cabras a veinticinco.
Tengo un buey en el corral
que sabe arar y trompicar
y dar las vueltas a la redonda.
- ¿En qué lugar?
- En Portugal.
- ¿En qué calleja?
- En la Moraleja.
- Esconde esa mano
que viene la vieja.


Pito pito, colorito,
¿Dónde vas tu tan bonito?
A la era verdadera,
pin, pan, fuera.

Una mosca puñetera,
se cayó a la carretera,
pin, pan, fuera.

Un avión japonés,
¿Cuántas bombas tira al mes?
Una, dos, y tres.


Ene tene tú
cape na-ne-nú,
tiza fa tumbalá
e-te-ti-to-tú,
para que salgas tú
y cuentes tú
en el nombre de Jesús.

Enviada por la familia Siu-Fabry (Chile)

Una vieja mató un gato
con la punta del zapato
el zapato se rompió
y la vieja se asustó
Entero saliste tú,
por la puerta del Perú.
¿Cuantos años tienes tú?
(por ejemplo cinco)
Uno, dos, tres, cuatro, cinco,...

Enviada por Dora Silvia Martínez (El Salvador, Centro América)

En el patio de mi casa
hay un palo de arroz
el arroz para los pollos
y la caca para vos.

Enviada por Dora Silvia Martínez (El Salvador, Centro América)


Hiti, hiti, hiti ton,
tres gallinas y un capón.
El capón estaba muerto,
las gallinas en el huerto.
Tris, tras, fuera estás.

Al esconde, lerito, lerón,
tres gallinas y un capón,
el capón estaba enfermo,
las gallinas en el huerto,
sales, tú, por tú,
por la puerta más azul.

Una vieja mató un gato
en la calle veinticuatro;
un, dos, tres,
el que caiga en dieciséis,
uno, dos, tres, cuatro,...


San Juan de Villanaranja
lo bien que fuma,
lo bien que canta,
tiene la barriga llena
de vino tinto
de vino azul (o también de paloduz)
¿a quien salvas tú?

Enviada por Carlos Fernández de Liencres (Andalucía España)

San Juan de Villanaranja
lo bien que fuma
lo bien que canta
lleva la barriga llena
de vino tinto
de vino azul.
¿A quién salvas tú?
Chocolate con bambú.
Rosa con rosa.
Clavel con clavel.
¿A quién quieres escoger?

Enviada por José Manuel López (Córdoba, España)

San Juan de Villanaranja
lo bien que fuma,
lo bien que canta,
lleva la barriga llena
de vino tinto y de moscatel.
Salva está usted.


A pe-tén sen-vén
tucumán ler-chí
a ma-má sur-quí
buri-buri car-ché.

Enviada por Hernán González (Argentina)

En un cajón de gambas, ¡caramba!
¿Cuántas gambas había?
(El niño al que le toque dice un número al azar y se cuenta)

Enviada por José Manuel López (Córdoba, España)

Lori, bilori,
Vicente, colori,
loribirín,
contramarín,
picarisote,
¡fuera chicote!


Pata Sucia fue a la feria
a comprar un par de medias.
Como medias no había,
Pata Sucia se reía,
ja, je, ji, jo, ju,
¡Pata Sucia eres tú!

Enviada por Hernán González (Argentina)

Una cebra en un sillón
y una mosca en un limón
cantan juntas una canción:
chimpón-chimpón,
éste se queda dentro
y éste otro se libró.

Enviada por Selene (Las Palmas de Gran Canaria, España)

Tin marinde,
dos pingüés
cucaramácara
títere fue
en la puerta del cuartel,
número cincuenta y tres.

Enviada por Luís Pérez (Islas Canarias, España)


De tin marín, de do pingüé,
cúcara mácara, títere fue,
yo no fui, fue Teté,
pégale, pégale, que ella fue.

Tin Marín de don Pingüé,
Cúcara, Mácara, Títere fue.
Yo no fui, fue Teté,
Pégale, pégale
con la punta del pie.

De tin marín,
de do, pingüé.
Cúcara mácara
títere fue.

Enviada por Tania Serrano (Madrid, España)


Un gato se cayó a un pozo,
las tripas hicieron guá,
arre, moto, piti, poto,
arre, moto, piti, pá.

Una mosca
en un cristal,
trís-trás,
fuera estás.

Enviada por Elisa Ruiz

Choco, choco, la, la.
Choco, choco, te, te.
Choco, la; choco, te.
¡Cho - co - la - te!


Macarrón, macarrón chiflá
al chibiri la macá
a usted, a usted, a usted,
patatin-tin-tin
al chibirí
ala pa tí.

Enviada por Maribel (Chiclana, Cadiz, España)

Zapatito blanco,
zapatito azul,
dime cuántos años
tienes tú.
(El niño señalado dice su edad y se cuentan los años que tiene)
Uno, dos, tres...

Enviada por Bruno Arias González

Un, don, din,
de la viri, viri, nancia,
un cañón se pasea por la Francia.
- Niña, ven aquí.
- Yo no quiero ir.
- Un, don, din, que te toca a ti.


Ta-te-tí, suerte para tí
si no es para tí
será para mí
ta-te-tí,
chocolate con nesquick,
galletitas con anís...

Enviada por Marina Cuello (Buenos Aires, Argentina)

Arroz con leche,
pucherete,
sopas «dorás»,
me quiero casar,
con una mocita,
de este lugar,
ni contigo, ni contigo,
porque tienes barba de chivo.
Sartén, cazo, estropajo,
contigo me caso.

Enviada por María Zamora Fraile (Peraleda de la Mata, Cáceres, España)

Me apellido bici, bici
de apellido cleta, cleta
si quieres saber mi nombre
yo me llamo bi- ci- cle-ta
pin pon, fuera.


Otra forma de sortear consiste en formar un corro en el que los niños se colocan con los brazos flexionados y las dos manos cerradas y escondiendo una piedra pequeña o «china» en una de las dos manos. El que canta la retahíla va señalando y dando golpecitos en todas las manos por orden. Al acabar la retahíla el niño abre la mano, si está la china se salva o se queda, según lo convenido previamente. Se repite el sorteo hasta que quede un solo niño.
Las retahílas para sortear con la china pueden ser cualquiera de las anteriores o alguna de las siguientes:

China, china
capuchina.
En qué mano
está la china.

Manita tuerta
llaman a la puerta
si no me la das
a la calle te vas.

Si se establece que cuando se encuentre la china se salva, al entregar la «china» la niña que se salva dice:

China doy,
salva estoy.


Para sortear juegos de otra forma, los niños se disponen en círculo con el pie derecho adelantado. El que dirige el sorteo va señalando los pies mientras canta:

Zapatico cochinito
cambia de piecito.

El niño cuyo pie señale al final de la canción, debe adelantar el pie izquierdo en lugar del derecho. Cuando le vuelve a tocar a un niño con el pie izquierdo adelantado, pierde y sale de la ronda. El ganador será el último niño que quede en el círculo.

Enviada por Ana Jaramillo (Medellín, Colombia)


Para sortear juegos de otra forma los niños se disponen en círculo. El niño que dirige el sorteo va señalando por orden a todos los niños participantes mientras canta:

Por mi casa
pasó una avioneta
tirando papeletas
¿de qué color?

El niño señalado debe decir un color que esté en su ropa. A continuación el niño que dirige el sorteo vuelve a cantar mientras va señalando:

¿Ese color lo tienes tú?

Si el niño señalado la segunda vez, tiene en su ropa el color que se ha dicho anteriormente se salva y se queda en el círculo. Si no tiene el color pierde y debe salir del círculo.

Enviada por Ana Jaramillo (Medellín, Colombia)


Estás escuchando «Plateret d'enciam» de Alberto Turón, canción infantil utilizada para sortear juegos.

© El huevo de chocolate

¡Cuántas retahílas!
El huevo de chocolate