Estás en > El huevo de chocolate > Retahílas para niños > Otras retahílas


RETAHÍLAS PARA NIÑOS

OTRAS RETAHÍLAS


PARA CURAR UNA HERIDA

Sana, sana
culito de rana;
si no se te cura hoy
se te curará mañana.

Sana, sana
culito de rana;
si no sana hoy
sanará mañana.

Sana, sana
culito de rana;
si no te curas hoy
te curarás mañana.


PARA PEDIR PASO

Paso, paso,
que mañana me caso
con un payaso
vestido de raso.

PARA MANTENER UNA COSA DE PIE

Tente, pinito,
y beberás vino
de la bodega
de mi padrino.

PARA LOS DÍAS DE TORMENTA CON TRUENOS

Santa Bárbara bendita
que en el cielo estás escrita
con papel y agua bendita.


PARA QUEDARSE CON UNA COSA QUE SE HA ENCONTRADO

Una cosa me he encontrado
cuatro veces lo diré,
si su dueño no aparece
con ella me quedaré.

Una cosa me encontré,
pero no te la diré.
Dime tú que cosa es,
si no me la quedaré.


PARA ENCONTRAR COSAS PERDIDAS

Grillo, grillo,
quien se lo encuentre,
para su bolsillo.

Santa Elena,
que a la mar fuiste,
luz y clavos a buscar,
ayúdame a encontrar
lo que no puedo lograr.

San Cucufato,
las barbas te ato,
si no lo encuentro,
no te las desato.


POR SI SE PIERDE UN LIBRO

Si este libro se perdiese,
como suele suceder,
yo me llamo chocolate,
primo hermano del café.

Si este libro se perdiese,
como suele suceder,
se le ruega a quien lo encuentre
que lo sepa devolver.

Si este libro se perdiera,
como puede suceder,
no es de un rico, ni de un pobre,
ni tampoco de un marqués,
es de una niña aplicada
que a la escuela va a aprender.


Si este libro se perdiere,
como se puede perder,
suplico a quien lo hallare,
que lo sepa devolver
le daré para tabaco
y también para papel
y si no tiene bastante
le daré con la punta del pie.

Enviada por Rebeca, Madrid, España

Si este libro se perdiera,
como suele suceder,
no es de un pobre, ni de un rico,
ni tampoco de un marqués
es de un pobre estudiante
que lo tiene que aprender.

Enviada por Yolanda Rubio

Si este libro se me pierde,
como suele suceder,
le ruego a quien lo encuentre
me lo sepa devolver.
Y si no es de uñas largas,
o de mal entendimiento,
le ruego que se acuerde
del séptimo mandamiento.
Y si no sabe mi nombre
aquí se lo voy a poner: (se escribe el nombre)

Enviada por Guillermo Bloem desde Mérida, Venezuela.


CUANDO TE QUIEREN QUITAR UNA COSA QUE ANTES TE HABÍAN REGALADO

Santa Rita, Rita, Rita,
lo que se da no se quita,
con papel y agua bendita
en el cielo ya está escrita.
Si me la das, al cielo;
si me la quitas, al infierno.

El que da y quita,
con el diablo se desquita.

Enviada por Valentina Quilodran, Castro, Chile.


PARA QUE UN CARACOL SAQUE LOS CUERNOS

Caracol, col, col,
saca los cuernos al sol,
que tu padre y tu madre,
también los "sacó".

Caracol, col, col,
saca los cuernos al sol,
que si no te mataré
con la vara de José.


AL OCUPAR UNA SILLA QUE ERA DE OTRO

El que fue a Sevilla
perdió su silla.
El que fue a Aragón
perdió su sillón.

El que fue a Sevilla
perdió su silla.
El que fue a León
perdió su sillón.

El que se va para Barranquilla
pierde su silla
y se sienta en una puntilla.

Enviada por José Luís Beltrán de Bogotá, Colombia


PARA CONTESTAR AL QUE TE HA QUITADO LA SILLA

- El que se fue a Sevilla
perdió su silla
- Y el que volvió
la encontró.

- Quien fue a Sevilla
perdió su silla.
- Quien fue y volvió
la recobró.

- El que se fue a Sevilla perdió su silla.
- Pero como fue a Granada no perdió nada.

Enviada por Polina Gálvez Kalinina


- El que se fue a Sevilla perdió su silla.
- Pero después volvió y de una oreja lo sacó.

Enviada por Claudia Elisabeth Quiroga

- El que va a la villa, pierde su silla.
- El que va a Oaxaca viene y lo saca.

Enviada por Víctor Castillo, Córdoba, Veracruz, México)

- El que se fue a Melilla perdió su silla.
- Y el que se fue a Madrid la volvió a pedir.


PARA ECHAR A VOLAR UNA MARIQUITA

Mariquita, quita,
cuéntame los dedos
y vete a casita.

Soy roja como un rubí y llevo pintitas negras, me encuentro en el jardín, en las plantas o en la hierba.

Mariquita de Dios,
cuéntame los dedos
y vete con Dios.


PARA PEDIR LA LLUVIA

Agua, San Marcos,
rey de los charcos,
para mi triguito
que ya está bonito;
para mi cebada
que ya está granada;
para mi melón
que ya tiene flor.

PARA COMER PESCADO

El marinero trabaja en la mar
y todos los días sale a trabajar
tralará, tralará, tralará.
¿Por qué?
Para poder pescadito comer.

Enviada por Irene Moreno Ríos


PARA LOS NIÑOS QUE A LA HORA DE COMER NO SE ESTÁN QUIETOS

El que come y descansa,
le sale panza.

El que come y habla,
le dan con la tabla.

El que come y canta,
un sentido le falta.


El que canta en la mesa,
tiene algo en la cabeza.

Enviada por Valentina Quilodran, Castro, Chile

El que se balancea comiendo,
siempre sale perdiendo.

Enviada por Valentina Quilodran, Castro, Chile


El que come y molesta,
le sale cresta.

El que come y se mece,
se tuerce.


PARA DESPERTAR A LOS NIÑOS POR LA MAÑANA

- Abre los ojos, Juané,
que te viene Dios a ver.
- Venga Dios o venga el diablo,
yo no los abro.
- Abre los ojos, Juané,
que te viene Dios a ver
con una cuncunilla de sopas.
- ¡A verlas, a verlas,
traedme unas pocas!

Quinto levanta,
tira de la manta,
quinto levanta,
tira del mantón.
¡Qué viene el sargento!
¡qué viene el sargento!
¡qué viene el sargento!
con el cinturón.


PARA QUE LOS NIÑOS SE ACUESTEN

Calabaza, calabaza,
cada uno a su casa.
Cocama, cocama,
cada uno a su cama.

PARA QUE LOS NIÑOS SE DUERMAN

Mañana es domingo,
San Sarapingo,
pingo de gallo,
San Juán a caballo,
un carro de mocos
y otro de cocos.
El primero que hable
se los traga todos.
A callar y a dormir...


PARA LOS ACUSICAS

Chivata, acusica,
la rabia te pica,
por fea, por mala,
porque no vales nada.

Acusica, barrabás,
en el infierno te verás
y nosotros en la gloria,
comiendo pan y cebolla.

Acusela, acusela,
nariz de escopeta.
Acusica, acusica,
el culo te pica.


PARA ENTRETENER A UN NIÑO PEQUEÑO CON LOS DEDOS DE LA MANO

Este dedo pide pan,
éste dice que no hay,
éste dice que amasemos,
éste dice que compremos,
y el pícaro gordo...
¡que nos lo comeremos!

Enviada por María José Abril de Murcia, España

Este compró un huevo,
éste encendió el fuego,
éste trajo la sal,
éste lo guisó
y éste pícaro gordo
se lo comió.

Éste, chiquitito y bonito
éste, el rey de los anillitos,
éste, tonto y loco,
éste se marchó a la escuela
y éste se lo come todo.


Este el chiquitillo,
este el del anillo,
este el de la mano,
este el escribano,
y este el matapulgas
y piojos de todo el año.

A la buena ventura,
si Dios te la da,
te pica la mosca,
rasca, rasca, rasca...
(Un adulto agarra la mano del niño con la palma hacia arriba y mientras recita la retahíla le va haciendo unas cruces con sus dedos en la palma de la mano, hasta acabar rascando la mano del niño para hacerle cosquillas)

Enviada por Sagrario del Álamo, Móstoles, Madrid

Tu mano tiene
muchos hijicos
el dedo gordo,
el dedo chico,
los dos medianos
y el mayorcico.

© El huevo de chocolate