Estás en > El huevo de chocolate > Teatro para niños > Piratas y el tesoro de la sirenita > Escena 1

TEATRO PARA NIÑOS

Piratas y el tesoro de la sirenita

Daniel Salomone

Escena 1    Escena 2     Escena 3     Escena 4

Escena 1

Hacia el borde del proscenio se dirigen los piratas Medias Largas y Albóndiga. Albóndiga se encuentra amordazado y Medias Largas lo apunta con una espada por la espalda.

MEDIAS LARGAS: Tirano. Morirás como el traidor que eres. (Albóndiga responde pero con la boca tapada no se entiende lo que dice) ¿Qué dices bribón? ¿Me enfrentas acaso? Me hablas en otro idioma. No importa. Caerás a las profundidades de todos modos.
ALBONDIGA: (Medias Largas le saca la mordaza de la boca. Su entonación es caribeña) No, al mar, no. Por favor.
MEDIAS LARGAS: Morirás con honor, Albóndiga. Y no te lamentes porque que caerás bajo la espada del Pirata más grande de todos los tiempos. O sea, yo. El pirata indomable. El pirata más valiente. El más perseguido en el mundo entero. El más forzudo y musculoso. El que toma toda la sopa para ser más fuerte. El pirata Medias Largas.
ALBÓNDIGA: Si. Usted es el más grande de todos lo tiempos.
MEDIAS LARGAS: ¡Salta, bribón!
ALBÓNDIGA: ¿Por qué, señor?
MEDIAS LARGAS: (Dudoso) ¿Qué sé yo?... Porque eres un traidor, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: Yo soy fiel a usted, mi Capitán.
MEDIAS LARGAS: ¡Salta, he dicho! A la cuenta de cinco. El inmenso mar será tu tumba. (Al público) Cuenten todos los piratitas. Uno. Dos. Tres. Cuatro. Cinco. (A Albóndiga) ¡Y ahora salta! Te comerán los tiburones con papas fritas.
ALBÓNDIGA: ¿Se les puede poner Ketchup a las papas, Capitán?
MEDIAS LARGAS: No, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: Es que me gusta mucho el Ketchup, Capitán.
MEDIAS LARGAS: No se puede practicar contigo. Eres un inútil.
ALBÓNDIGA: Perdón, Capitán.
MEDIAS LARGAS: ¡Que perdón! Lucha por tu perdón. Cobarde. (Saca su espada) Ahora practicaremos combate con espadas.
ALBÓNDIGA: (Como consejo) No quiero lastimarlo, Capitán. Sabe que pelear no es bueno. Solo pelean los tontos y los adultos por pavadas.
MEDIAS LARGAS: ¿Tú piensas lastimarme a mí? Al más valiente corsario de las 6 mareas. El Océano Índico, el Pacífico, el Atlántico, el Ártico, el Antártico y la Cañada de Rincón de Pérez. ¿A mí? Ven aquí. ¡Defiéndete Cobarde!
ALBÓNDIGA: Le advierto. No es bueno pelear, Capitán.
(Comienzan a combatir y Medias Largas se mueve chistosamente alrededor de Albóndiga. Luchan unos segundos con sus espadas hasta que Medias Largas es derrotado por Albóndiga. Medias Largas cae al piso)
ALBÓNDIGA: (Preocupado ayuda a Medias Largas a levantarse) ¿Está bien, Capitán?
MEDIAS LARGAS: Si. Claro. ¿Qué pensaste? ¿Qué me habías vencido? Estaba probando tu destreza en la batalla, Albóndiga. Debemos cuidarnos en caso de que nos ataque ese malvado Pirata Pata Chueca. Ve, tráeme algo fuerte.
ALBÓNDIGA: ¿Un ron Cubano, Capitán?
MEDIAS LARGAS: No. Algo más fuerte.(Piensa) Un Jugolín de naranja-banana.
ALBÓNDIGA: A la orden mi Capitán. Un Jugolín de frutilla de inmediato.
MEDIAS LARGAS: No, Albóndiga. De naranja-banana.
ALBÓNDIGA: A la orden mi Capitán. De frutilla, de inmediato.
MEDIAS LARGAS: Está bien, Albóndiga. Que sea de frutilla.
ALBÓNDIGA: A la orden mi Capitán. (Se retira pero piensa y retrocede) ¿Capitán?; lamento informarle que acabo de recordar que no hay Jugolín de frutilla en la despensa. Solo queda de naranja-banana.
MEDIAS LARGAS: (Furioso) Has lo que quieras, Albóndiga. ¡Pero tráeme algo de beber! (Albóndiga sale de escena. Medias Largas pensativo se sienta en el proscenio) Otro día más sin encontrar rastros de tesoros y aventuras. Estoy aburrido. (Grita) ¡Albóndiga, apúrate! (Entra Albóndiga con un vaso con dibujitos en la mano. Se acerca lentamente al Capitán Medias Largas) Otro día más sin luchar contra monstruos peludos y bichos malvados. Temerosos bajo la amenaza de ese desgraciado Pirata Pata Chueca acechando mi barco, mi querido Cataclismo. Otro día sin ver pulpos enormes y bestias con diez ojos. Calamares gigantes y demonios de las aguas. (Albóndiga grita asustado y se le cae el jugo)¿Qué haces? No seas cobarde.Ven aquí.
ALBÓNDIGA: Me asusté, Capitán. A mí me dan mucho miedo los patos.
MEDIAS LARGAS: Yo no hablé de patos.
ALBÓNDIGA: Usted dijo demonio de las aguas, y el demonio de las aguas es el Pato. ¡Que susto! Me dan mucho miedo. Es un bicho como amarillo. Y te mira a los ojos y te dice «Cuá» ¡Que miedo!
MEDIAS LARGAS: A lo único que debes temer es a tu propio miedo. No a los patos.
ALBÓNDIGA: ¡Qué miedo, patos! ¿Dónde están?
MEDIAS LARGAS: No hay patos, Albóndiga. Tranquilízate. Y tráeme el Jugolín por favor.
ALBÓNDIGA: Espere un poco que tengo que levantar el vaso. No se deben dejar las cosas tiradas en el suelo porque contaminamos nuestro planeta. (Albóndiga se agacha a levantar el vaso)
MEDIAS LARGAS: (Grita antes de que Albóndiga levante el vaso) ¡Ve a buscar el Jugolín! ¡Ya!
ALBÓNDIGA: Pero. ¿Nuestro planeta?
MEDIAS LARGAS: ¡Ya!
ALBÓNDIGA: ¿Nuestro plane.?
MEDIAS LARGAS: ¡Ya!
ALBÓNDIGA: ¿Nuestro pla.?
MEDIAS LARGAS: ¡Ya! (Sale Albóndiga cabizbajo) Poseidón, Dios de los Mares ¿por qué me enviaste a este inservible como contramaestre? (Entra Albóndiga) Además anda todo el día con un mono y él piensa que es un loro. Está chiflado.
ALBÓNDIGA: (Entra con un monito de juguete) Aquí lo tiene, mi Capitán. De mandarina como a usted le gusta.
MEDIAS LARGAS: Yo no te pedí mandarina.
ALBÓONDIGA: ¿No me pidió de mandarina?
MEDIAS LARGAS: No.
ALBÓNDIGA: Perdón, Capitán. No se preocupe. Le traigo de frutilla.
MEDIAS LARGAS: Déjalo, Albóndiga. Tomo este.
ALBÓNDIGA: (Medias Largas bebe el refresco de un sorbo) No debería tomar tanto Jugolín, Capitán. Es mejor alimentarse con cosas saludables. Sopas, jugos naturales, leche ¿Por qué toma? ¿Eh?
MEDIAS LARGAS: Porque estoy medio triste Albóndiga. Últimamente todo me sale mal.
ALBÓNDIGA: (Al mono) Puchi, amigo. Dile al capitán que no esté triste. (Con voz de loro) No esté triste, Capitán. (Retoma su voz habitual) ¿Qué le sale mal, mi Capitán? Tiene su barco de capitán, su ropa de capitán con botones de capitán y botas de capitán.
MEDIAS LARGAS: Tienes razón Albóndiga.
ALBÓNDIGA: Tiene una foto con Barny "El dinosaurio".
MEDIAS LARGAS: Tienes razón Albóndiga.
ALBÓNDIGA: Y me tiene a mí.
MEDIAS LARGAS: Dame más Jugolín. Rápido.
ALBÓNDIGA: Me parece que se queja mucho. Debería disfrutar más de lo que tiene y no lamentarse por lo que no tiene. Porque lo que tiene lo tiene y lo que no tiene no lo tiene y tiene que valorar lo que tiene porque si no lo tiene lamentará no tenerlo.
MEDIAS LARGAS: ¡Cállate Albóndiga!
ALBÓNDIGA: ¡Si, mi Capitán!
MEDIAS LARGAS: Dame la brújula. Buscaremos el norte.
ALBÓNDIGA: ¿Se perdió? Pobrecito.
MEDIAS LARGAS: No, Albóndiga. Hay cuatro puntos cardinales. Este, Oeste, Sur y Nor y Nor...
ALBÓNDIGA: Norma. La tía Norma. Es buenísima pero hace mucho que no la veo. Ella me regaló a Puchi. Mi gran amigo.
MEDIAS LARGAS: Norte. Buscamos el Norte para encontrar las islas de la Habana. Los tesoros más grandes se encuentran allí.
ALBÓNDIGA: (Le entrega la brújula a Medias Largas) ¿Capitán? ¿Por qué buscamos tesoros?
MEDIAS LARGAS: Y por que somos piratas, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: ¿Y por qué siempre los tesoros son de monedas, joyas y diamantes?
MEDIAS LARGAS: Por que así son los tesoros, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: ¿Y por qué necesitamos tener tantos tesoros, Capitán?
MEDIAS LARGAS: Por que seremos muy ricos, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: Y por que queremos ser más ricos sino nos divertimos con los tesoros que encontramos. Vivimos peleando y luchando contra otros piratas y pasamos todo el día sin jugar.
MEDIAS LARGAS: ¿Jugar?
ALBÓNDIGA: Capitán. (Llorando) Quiero tener una familia y muchos amigos.
MEDIAS LARGAS: ¡Que familia! Las familias ya no existen. Todos son buscadores tesoros. Todos buscan la fortuna y se olvidan de "divertirse", de pasar momentos juntos. La familia no existe. Nunca hay tiempo. A veces quisiera ser como tú Albóndiga. Eres como un niño. Los problemas no existen para ti. Eres bueno, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: (Llorando de emoción exageradamente) Yo también lo quiero Capitán. Déme un abrazo. (Abraza a Medias Largas)
MEDIAS LARGAS: No, Albóndiga. Basta. Basta.
ALBÓNDIGA: Lo quiero mucho, Capitán. (Se saca los mocos y se los pega en la camisa de Medias Largas)
MEDIAS LARGAS: (Desganado) Si, yo también te quiero Albóndiga.
ALBÓNDIGA: (Llora enérgicamente) ¿Y a Puchi también lo quiere?
MEDIAS LARGAS: Si, a los dos. (Albóndiga llora como loro) Ya basta, Albóndiga. Por favor.
ALBÓNDIGA: ¿Has visto, Puchi? El Capitán nos quiere. (Llora en silencio) Estamos muy sensibles, Capitán.
MEDIAS LARGAS: Esta bien. Ya vamos a estar mejor. No vamos a rendirnos. Un pirata nunca se rinde.
ALBÓNDIGA: Ya sé. Podríamos robarles juguetes a los barcos que cargan juguetes y dárselos a todos los niños que no tienen. Compartir. Podemos jugar con ellos, Capitán. Es bueno compartir. ¿No es cierto, Puchi? (Con voz de loro) Sí, Albóndiga.
Es bueno. Muy bueno. (Retoma su voz habitual) Yo siempre comparto todo con mis amigos. ¿Qué me dice?
MEDIAS LARGAS: No digas boberías, Albóndiga. Somos piratas no los Reyes Magos. (furioso)
ALBÓNDIGA: Es que es tan lindo ver a los niños divertirse con su familia, con sus amigos. Es tan lindo reírse, Capitán. Usted debería reírse más. ¿Tiene cosquillas? A ver mi Capitancito. Cuchi-cuchi-cuchi (Le hace cosquillas y Medias Largas se ríe y enfurece a la vez. Se escucha un canto. Albóndiga se detiene a oír la melodía)
MEDIAS LARGAS: ¿Contramaestre? ¿Qué escucha?
ALBÓNDIGA: Según el diccionario, Cucha es la casita del perrito, Capitán.
MEDIAS LARGAS: No. Albóndiga. ¿Que oyes?
ALBÓNDIGA: Es esa canción hermosa.
MEDIAS LARGAS: Debemos estar cerca de alguna isla. Deben ser los indios Panchi Panchi Punchi Punchi. Prepara el cañón, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: (Con voz de Puchi) Un cañoncito con dulce de leche. ¡Que Rico!
MEDIAS LARGAS: No, albóndiga. El cañón. La lila. El arma.
ALBÓNDIGA: Yo no hablé. Fue Puchi. (Retando al mono) ¡Malo Puchi!
MEDIAS LARGAS: Déjalo así. Vamos a detenernos un instante. Hay que encallar al Cataclismo en ese arrecife de coral. (Medias Largas toma el ancla y se la entrega a Albóndiga que está parado junto a él) Tira el ancla, Albóndiga. Debemos detenernos.
ALBONDIGA: Si. Capitán. (Sale y entra) Ya está.
MEDIAS LARGAS: Ahora ve hasta el castillo de proa y me avisas si ves algo.
ALBÓNDIGA: Un castillo.Con una princesa. Que bonito (Baila ballet)
MEDIAS LARGAS: No, Albóndiga. A la proa. Adelante del velero. Yo iré a la popa. atrás. Me avisas si ves algo. ¿Está bien?
ALBÓNDIGA: Si, mi Capitán. (Queda parado junto a Medias Largas)
MEDIAS LARGAS: ¿No te he dicho que vayas a la proa?
ALBÓNDIGA: Ya voy. Inmediatamente.
MEDIAS LARGAS: Yo me quedo en la popa. (Al escuchar la palabra "popa" vuelve a detenerse al lado de Medias Largas que lo observa contrariado) (Furioso) ¿No vas a hacerme caso, Albóndiga? ¡Qué vayas a la proa!
ALBÓNDIGA: A las órdenes, Capitán. Ya voy. (Se retira)
MEDIAS LARGAS: Yo me quedo vigilando en la popa. (Albóndiga vuelve a pararse al lado de Medias Largas)
MEDIAS LARGAS: (Mira a sus alrededores y lo ve a Albóndiga a su lado nuevamente. Salta del susto) ¿Qué haces aquí, Albóndiga?
ALBÓNDIGA: Me olvidé adonde me dijo que fuera.
MEDIAS LARGAS: A la proa.
ALBÓNDIGA: Está bien, mi Capitán.

Los dos piratas se separan lentamente. Uno a la derecha del escenario y el otro a la izquierda.

MEDIAS LARGAS: (En susurros) No hay moros en la costa, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: (Grita) ¿Qué?
MEDIAS LARGAS: Repito. No hay peces en el estanque.
ALBÓNDIGA: (Grita) ¿Qué?
MEDIAS LARGAS: (Grita) Que no hay nadie de este lado, tonto.
ALBÓNDIGA: Entendido, Capitán.
Albóndiga mira hacia el mar y grita desesperado. Comienzan a mirar con su telescopio invertido.
ALBÓNDIGA: A cubierta, Capitán. Venga rápido.
MEDIAS LARGAS: Ya estamos en cubierta, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: Mire allá, sobre los corales. Allá, bien, bien, lejos.

Medias Largas corre hacia donde se encuentra Albóndiga.

MEDIAS LARGAS: Tienes el telescopio al revés.
ALBÓNDIGA: ¿Qué es eso?
MEDIAS LARGAS: Una sirena. (Albóndiga hace ruido de ambulancia)
ALBÓNDIGA: Una ambulancia, déjela pasar que puede venir alguien enfermito.
MEDIAS LARGAS: ¡No, esa sirena no! Las sirenas que son mitad niña y mitad pececito. ¿Sabes algo? Muchos Piratas valientes se han arrojado al mar seducidos por su canto hermoso. Piratas como Barba de Dulce de Leche; Moco Loco Smith e incluso al pirata con menos principios. El más malo de todos. Patito Feo Johnson. Todos ellos murieron a causa de las sirenas. Se ahogaron persiguiendo su voz. Pero no te preocupes Albóndiga, nosotros somos los corsarios más famosos del Caribe y no nos tentará su canto.

Aparece Sirena rodeada de pompas de jabón.

SIRENA: ¿Cómo estás Pirata de Sabaneque?
MEDIAS LARGAS: Bien. Maravillado con tu canto, hermoso. (Se ríe)
SIRENA: Te gustó. Hace meses que estoy ensayando. Cantando todo el día y toda la noche para que mi voz haga dormir a los piratas malos. (Comienza a cantar y Medias Largas se ríe) ¿Por qué ríes?
MEDIAS LARGAS: (Ríe burlándose) Eres un fracaso de sirena. No me haces nada. Ñañañaña. ¿Qué tonto se dormiría con tu canto? (Comienza a hipnotizarlo. Parece adormecido y se mueve a pasos lentos. Habla muy pausado) Ña.ña.ña.ña. (Bostezando) No me hipnotizas. (Embriagado) Ahora me voy a tirar al agua.El amor. El amor. Hola Tiburoncito lindo (Saluda a un espectador). Que dientes más filosos. Que lindos que son.
ALBÓNDIGA: (Imitando el movimiento y la voz pausada de Medias Largas) ¡No se tire al agua, Capitán! Es peligroso. (Vuelve a su tono normal) Hay tiburones y bichos y pulpos. (Mirando a espectadores puntuales) ¿Por qué a mi no me hace nada tu canción?
SIRENA: Solo los buenos de corazón no son afectados por las voces del mar. Si mantienes tu corazón firme ninguna voz extraña te tentará. Tú pareces bueno. Por eso te dejaré ir. (Señalando a Medias Largas) Pero él morirá.
ALBÓNDIGA: No seas malita. El capitán es bueno. Está un poco triste. Hace mucho que no ve a su familia y a sus amigos. Perdónelo, por favor.
SIRENA: (Piensa) Está bien. Porque tú me lo pides le daré una oportunidad.
ALBÓNDIGA: Muchas gracias.

Medias Largas toma a Puchi entre sus manos y comienza a besarlo.

MEDIAS LARGAS: (Romántico) Bella Dama. Te quiero. (Besa a Puchi. Escapa de la hipnosis y se asusta al verlo. Comienza a tirar puñetazos al borde del barco) ¿Dónde estás pescado? ¿Dónde estás? (Mira hacia abajo y se asusta) ¡Ay! Tiburones, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: Tranquilo, Capitán. La sirena lo perdonó.
MEDIAS LARGAS: ¿Me perdonó? ¿Ese pescado dice que me perdonó? La situación ya estaba controlada. Soy Medias Largas. El pirata más buscado de las 6 mareas. Treinta países quieren mi cabeza. Estaba fingiendo ser hipnotizado, Albóndiga. ¡Que pavada! (Grita hacia el lado opuesto a la Sirena) Langosta cabeza de pulpo. Ojos de cangrejo. Boca de tortuga vieja.
ALBÓNDIGA: Está del otro lado, Capitán.
SIRENA: ¿Qué dices?
MEDIAS LARGAS: Nada. Nada.Continuemos, Albóndiga. No le des importancia a esa sirena loca. Grandes misterios y aventuras nos esperan. (Se dirige al timón)
SIRENA: ¡Que lástima que se van! Justo tengo un mapa de un tesoro increíble que quería compartir con algún Pirata.
MEDIAS LARGAS: (Retrocede desesperado) ¿Un tesoro?
SIRENA: Si. El más grande que se haya visto.
ALBÓNDIGA: ¿Capitán?
MEDIAS LARGAS: ¿Y tienes un mapa?
ALBÓNDIGA: ¿Capitán?
MEDIAS LARGAS: Déjame hablar con la señorita, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: ¿Capitán?
MEDIAS LARGAS: ¡¿Qué Albóndiga?!
ALBÓNDIGA: ¿Puedo comer un chupa-chupa?
MEDIAS LARGAS: Te dije que estoy hablando con la señorita. Y que no comas más caramelos por que te vas a quedar sin dientes.
ALBÓNDIGA: Perdón, Capitán.
MEDIAS LARGAS: ¿En qué estábamos?
SIRENA: Me preguntabas si tenía un mapa. Un mapa del tesoro.
ALBÓNDIGA: ¿Capitán?
MEDIAS LARGAS: ¡¿Qué Albóndiga?!
ALBÓNDIGA: Pero no tiene que ser relleno de juguito porque no me gusta el juguito.
MEDIAS LARGAS: (A Albóndiga) ¿Puedes callarte de una buena vez, Albóndiga? (A la Sirena) No necesito de tu mapa para encontrar tesoros. Sé muy bien hacia donde ir. Vamos Albóndiga.
ALBÓNDIGA: ¿Hacia dónde mi Capitán?
MEDIAS LARGAS: Hacia allá. (Camina hacia un extremo del escenario) No, mejor hacia allá. (Camina hacia el extremo opuesto del escenario) No. Mejor hacia allá (Gira nuevamente)
SIRENA: Si no sabes tu destino es mejor no partir.
MEDIAS LARGAS: Yo siempre se donde voy. Así que hasta pronto. Hacia allá.
SIRENA: Es una lástima que el tesoro más grande de estas tierras continúe perdido en alguna isla del Caribe.
MEDIAS LARGAS: ¿El más grande tesoro de las Islas del Caribe?
SIRENA: Si. El más grande. Pero no te preocupes. Tienes razón. Ese tesoro es muy grande para un piratita como tú.
MEDIAS LARGAS: ¿Piratita? Vas a ver como ese tesoro será mío.Dame ese mapa.
SIRENA: Te lo doy. Pero antes debes hacer algo por mí.
MEDIAS LARGAS: ¿Qué quieres?
SIRENA: Que me lleves contigo.
MEDIAS LARGAS: Estás loca. Yo no llevo niñas en mi barco.
ALBÓNDIGA: ¡Una niña en un barco que chistoso!
SIRENA: Está bien. Entonces te lo daré. (Duda) a cambio del bicharraco ese.
ALBÓNDIGA: (Se arrodilla rogando) ¡A Puchi, no!
MEDIAS LARGAS: Albóndiga. Entiende. Seremos ricos. Muy ricos.
ALBÓNDIGA: Yo no quiero ser rico. Yo quiero ser feliz.
MEDIAS LARGAS: Si tengo ese mapa. Yo seré muy feliz.
ALBÓNDIGA: Está bien, Capitán. Si usted se alegra con ese mapa del tesoro yo le entrego a Puchi a la Sirena. Lo importante es que usted no esté triste. (A la Sirena) Me lo cuida bien. ¡Ah! De noche me lo tapa con una frazadita hasta arriba. ¡Ah! La leche de la mañana dos cucharaditas de azúcar por tazita. ¡Ah! ¡Adiós, Puchi! (Le tira el mono a la sirena)
SIRENA: Eres un buen amigo, Albóndiga. La solidaridad es un tesoro. Tú deberías agradecerle a tu amigo el gesto.
MEDIAS LARGAS: (Rápido) Si. Si. Dejémonos de pavadas y dame el mapa.
SIRENA: Está bien. Tómalo. (Le entrega una botella donde se encuentra el mapa)
MEDIAS LARGAS: (Saca el mapa de la botella y lo despliega) Este tesoro Albóndiga, es uno de los más grandes de la Historia. Es el tesoro que escondió hace veinte años un Pirata llamado Frank Furter. Se encuentra en una cueva de la isla Sirenita cerca de Maracaibo. (Grita entusiasmado) A tu puesto, Albóndiga. Suelta las cotas. A toda vela hacia Maracaibo. Leven anclas.Tenemos un largo viaje.
ALBÓNDIGA: A la orden mi Capitán. (Albóndiga saca el ancla)
MEDIAS LARGAS: (Ilusionado) Seremos ricos. (Inspira) ¿Cómo está el mar, Albóndiga?
ALBÓNDIGA: Tranquilo, marea baja, mi Capitán. (Cae agua sobre Medias Largas) Viene una ola capitán. Cuidado.
MEDIAS LARGAS: Gracias por avisarme a tiempo Albóndiga.Estoy muy contento y no voy a enojarme contigo. (Grita entusiasmado) Que flamee nuestra bandera Pirata. Vamos detrás de ese tesoro. (Albóndiga coloca una bandera con un osito) Esa no es una bandera de Piratas, Albóndiga.
ALBONDIGA: Pero a mí me gustan tanto los osos. Son tan dulces.
MEDIAS LARGAS: La bandera Pirata tiene una calavera.
ALBÓNDIGA. Una calavera. ¡Que miedo!
MEDIAS LARGAS: No seas tan miedoso Albóndiga. Vamos por ese tesoro. A toda vela. Soy un pirata.

YO SOY UN PIRATA

Navegando voy contra la corriente
me dice la gente que no piense más así
yo soy muy feliz navegando en mi velero
buscando en el cielo una estrella a seguir.

Vi tortugas y ballenas, un cangrejo, una sirena,
no podía, no podía parar
y de pronto en mis piernitas
siento el mar que ya me mueve
y en mi barco ya me pongo a cantar.

ESTRIBILLO

Yo soy así, yo soy un pirata,
camino a Maracaibo nadie me podrá encontrar
yo soy así, yo soy un pirata,
en la isla sirenita un tesoro voy a buscar.

Vi unos pulpos, tiburones, pececitos de colores,
no podía, no podía parar,
soy feliz cuando soy libre
soy pirata del Caribe
y en mi barco ya me pongo a bailar.

ESTRIBILLO (Repetido)

Escena 1    Escena 2     Escena 3     Escena 4

© Daniel Salomone
Volver a la página principal
El huevo de chocolate