Estás en > El huevo de chocolate > Teatro para niños > Piratas y el tesoro de la sirenita > Escena 2

TEATRO PARA NIÑOS

Piratas y el tesoro de la sirenita

Daniel Salomone

Escena 1    Escena 2     Escena 3     Escena 4

Escena 2

Medias Largas y Albóndiga se encuentran pescando en el proscenio.

ALBÓNDIGA: Tengo hambre, Capitán.
MEDIAS LARGAS: Fíjate si pica.
ALBÓNDIGA: (Cuenta rápido) Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez. Pica el Capitán a Babor.
MEDIAS LARGAS: No, Albóndiga. No estoy jugando a la escondida. Que te fijes si pescamos algo.
ALBÓNDIGA: ¡Ah! ¿Y por qué no explica bien? (Albóndiga saca una red con bolsas de plásticos, latas y botellas). No pescamos peces pero si toda la mugre que contamina las aguas. Hay que tirar la basura en los tarros de basura. (Mutis) Tengo hambre, Capitán.
MEDIAS LARGAS: Espera a que lleguemos a la isla y ahí comes algunas bananas.
ALBÓNDIGA: ¿Capitán?
MEDIAS LARGAS: No molestes, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: ¿Capitán?
MEDIAS LARGAS: (Furioso) ¡Cállate, Albóndiga!
ALBÓNDIGA: Perdón, Capitán… (Mutis) ¿Capitán?
MEDIAS LARGAS: ¡¿Qué Albóndiga?!
ALBÓNDIGA: Estoy aburrido. ¿Podemos jugar al veo-veo?
MEDIAS LARGAS: Esta bien, Albóndiga. Juguemos al veo-veo.
ALBÓNDIGA: Veo, veo.
MEDIAS LARGAS: ¿Qué ves?
ALBÓNDIGA: Una cosa
MEDIAS LARGAS: ¿Qué es?
ALBÓNDIGA: Una cosa blanca que es una estrella.
MEDIAS LARGAS: Déjame pensar (Finge pensar). Una estrella.
ALBÓNDIGA: Me asombra Capitán. Todo lo que sabe.
ALBÓNDIGA: Otra vez. ¿A ver si le emboca de nuevo? Ésta vez seguro que no adivina. Veo, veo.
MEDIAS LARGAS: ¿Qué ves?
ALBÓNDIGA: Una cosa
MEDIAS LARGAS: ¿Qué es?
ALBÓNDIGA: Una cosa blanca que es una estrella.
MEDIAS LARGAS: Ya dijiste una cosa blanca que es una estrella.
ALBÓNDIGA: Si, pero es otra estrella. Es la que está al lado.
MEDIAS LARGAS: El cielo está lleno de estrellas, Albóndiga. Si seguimos así estaremos jugando todo la noche. A nosotros nos interesa solo esa. La ves allá. (Señala con en lo alto con el dedo) Bajo esa estrella se encuentra la Isla Sirenita. Las estrellas guían a los marineros hacia su destino. (Albóndiga se retuerce mientras habla Medias Largas) y esa que está allá, brillando solita a lo lejos nos llevará a la gloria. Seremos los marineros más ricos que hayan navegado por éstas aguas.
ALBÓNDIGA: ¿Capitán?
MEDIAS LARGAS: ¡Qué Albóndiga!
ALBÓNDIGA: Me da vergüenza decírselo.
MEDIAS LARGAS: ¿Qué pasa; Albóndiga?
ALBÓNDIGA: Me hago pis.
MEDIAS LARGAS: Ve al baño, Albóndiga.

Albóndiga sale de escena.

MEDIAS LARGAS: (Nervioso) Debo tener mucho cuidado. Estas islas están llenas de barcos fantasmas. Son muchas las leyendas de corsarios que aparecen entre la niebla. ¡Ah! Estoy muy nervioso. Mejor voy a hacer un poco de ejercicio para calmarme. Siempre es bueno hacer deporte. Hay que estar saludable y fuerte. Tomar toda la sopa…Voy a saltar la cuerda. (Toma una soga y empieza a saltar. Se enreda. Luego se escuchan ruidos extraños)
MEDIAS LARGAS: ¡Eh! ¿Quién anda ahí? ¿Quién se atreve a...?

Entra el pirata Pata Chueca con un antifaz que le cubre el rostro.

PATA CHUECA: ¿Cómo estás, bribón? Creo que tienes algo que me pertenece. El mapa del tesoro de Frank Furter en la Isla Sirenita.
MEDIAS LARGAS: ¿Quién eres tú? ¿Qué haces en mi barco, Polizón?
PATA CHUECA: ¿Tu barco? Era tu barco. Desde ahora será mío. Los capitanes más temibles se convierten en cachorritos frente a mí. Soy el pirata Pata Chueca.
MEDIAS LARGAS: Primero muerto antes que darte el Cataclismo.
PATA CHUECA: Entonces… (Saca su espada) Caerás bajo mi espada.
MEDIAS LARGAS: ¿Estás seguro? Piénsalo bien. Mira que nadie me ha vencido en batalla. (Comienza a dar pasos tontos alrededor de Pata Chueca)
PATA CHUECA: Si. Seguro. Te aplastaré como a una mosca. Como a tantos otros que han muerto bajo mi espada.
MEDIAS LARGAS: (Llorando exageradamente y se arrodilla a sus pies) No por favor. Perdóneme. Yo me porto bien. Hago todos los deberes. Comparto los juguetes.
PATA CHUECA: Está bien. Te perdonaré. (Pata chueca se acerca y le acaricia la cabeza. Medias Largas comienza a luchar con él) ¡Traidor! ¡Mentiroso! Los verdaderos piratas no hacen trampas.
MEDIAS LARGAS: ¿Creíste que me iba a dejar vencer tan fácilmente?

Comienzan a luchar con sus espadas. Pata Chueca lo derriba en varias oportunidades. En un momento el Pirata Pata Chueca lo persigue y Medias Largas corre temeroso. Tiran algunos papeles al piso.

MEDIAS LARGAS: (Grita) ¡Albóndiga! ¡Albóndiga! Nos atacan.

Entra Albóndiga golpeando una cacerola. Los dos Piratas detienen su lucha para observar a Albóndiga.

ALBÓNDIGA: ¡Queremos panchos con Ketchup! ¡Queremos panchos con Ketchup!
MEDIAS LARGAS: (A Albóndiga) Contramaestre. Hay un intruso en el barco.
ALBÓNDIGA: (Grita como llamando a alguien) ¡Contramaestre, hay un intruso en el barco!
MEDIAS LARGAS: Tú eres el contramaestre, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: Tiene razón mi Capitán…. (A Pata Chueca) ¡Vino panchero! Señor panchero, por favor, quiero un pancho con mayonesa y ketchup. Un poco de picante, papas fritas, más ketchup…
MEDIAS LARGAS: No es el panchero, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: Y entonces… ¿quien es él?
MEDIAS LARGAS: Es el pirata Pata Chueca.
ALBÓNDIGA: ¿Usted es el pirata Pata Chueca? ¿El comedor de niños y chicles rellenos de juguito?
PATA CHUECA: El mismo.
ALBÓNDIGA: Un gusto señor Malvado Pata Chueca. A mi me gustan los chicles pero sin juguito. Me encantan los que tienen figuritas y tatuajes de pirata. Esos que se ponen en el brazo y le haces así (Albóndiga le rasca el brazo a Pata Chueca) (En susurros) Igualmente el Capitán no me deja comer muchos caramelos porque te salen caries. Sino me voy a quedar sin dientes. (Hablando como sin dientes) Y voy a hablar así… (Ve los papeles en el piso y se enfurece) Dejaron papeles por todo el piso. ¿No saben que contaminan el planeta?
MEDIAS LARGAS: Nos quiere robar el mapa y el barco, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: (Mientras levanta los papeles) No. No creo. ¿No nos quiere robar verdad?
PATA CHUECA: (Asintiendo con la cabeza) Mmm, mmm
MEDIAS LARGAS: Y nos va a comer, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: No. No creo. ¿No nos quiere comer verdad?
PATA CHUECA: (Asintiendo con la cabeza) Mmm, mmm
ALBÓNDIGA: ¿Y nos va a poner Ketchup? Es muy rico el Ketchup.
PATA CHUECA: Te comeré…
PATA CHUECA comienza a perseguirlo por el escenario.
ALBÓNDIGA: (Grita mientras saca su espada) No es bueno pelear. Solo pelean los tontos y los adultos por pavadas. (Batallan con espadas)
MEDIAS LARGAS: Dale duro, Albóndiga. Derecha. Derecha. Izquierda. (Saca un joystick) Derecha, derecha, un gancho, izquierda. Un truco. Dos para arriba, uno para abajo, 3 para adelante. Bien. Albóndiga.

En ese instante Medias Largas se muestra valiente. Albóndiga vence en la lucha a Pata Chueca.

ALBÓNDIGA: (Apuntando a Pata Chueca con su espada) ¿Qué le ha hecho este monstruo, Capitán?
MEDIAS LARGAS: (Exagerado) No podrás creerlo, Albóndiga. Eran como cien. Que cien. Miles. Que miles eran como chiquiticientos. Con cañones y armas. Y yo solo los vencí con mi espada…Quedé muy cansado y este último casi me derriba.
ÁLBÓNDIGA: A mi no me gusta pelear. Solo pelean los tontos y los adultos por pavadas. Solo lo hice por defenderlo.
MEDIAS LARGAS Ya lo sé. Átalo al mástil. Hazle varios nudos para que no se escape. Su tripulación nos dará una buena recompensa por él.
ALBÓNDIGA trata de atar a Pata Chueca al mástil pero termina él mismo atrapado. Medias Largas habla mientras ocurre este suceso y Pata Chueca se detiene detrás de él.
MEDIAS LARGAS: (Sin percatarse que Pata Chueca está detrás de él) Ya verán estos corsarios con quien se meten. Yo soy Medias Largas. El más grande pirata de todos los tiempos. El más galante y seductor de los marinos. Nadie me ha…
PATA CHUECA: ¿Cuántos eran, fanfarrón?
MEDIAS LARGAS grita y se aleja arrojando su arma. Saca el joystick pero Albóndiga está atado y no puede defenderlo. Pata Chueca lo mira defraudado.
PATA CHUECA: Los video juegos no son la realidad. Es mejor jugar a las muñe… al fútbol. Tener muchos amigos y no pasarse el día frente a un televisor con imágenes de mentira. Esto es real. Esto es tu fin.
MEDIAS LARGAS: Está bien. Me rindo. ¿Qué es lo que quieres?
PATA CHUECA: Quiero ir a la isla Sirenita con ustedes. Luego compartiremos el tesoro.
MEDIAS LARGAS: Y después que ese tesoro sea nuestro. ¿Nos arrojarás a los tiburones, verdad?
PATA CHUECA: Yo soy honesto. Es muy feo mentir. La honestidad es un tesoro. Siempre digo la verdad. Palabra de Pirata.
MEDIAS LARGAS: Está bien. Es un trato entonces. (Pata Chueca le acerca la mano como para que Medias Largas la bese. Medias Largas escupe su palma y se la da a Pata Chueca. Pata Chueca mira la mano de Medias Largas con asco) Palabra de Pirata.
PATA CHUECA: Un trato es un trato. Debes ser honesto si quieres ser un marinero de ley. Los mentirosos no llegan lejos. Los grandes piratas son los que siempre dicen la verdad aunque ello les cueste su propia vida.
ALBÓNDIGA: (Se suelta de las cuerdas y acerca a los dos piratas) Perdón, mi Capitán. Podrían desatarme. (Se ata nuevamente)
PATA CHUECA: Espera que yo te desato.
MEDIAS LARGAS: Voy a buscar las cartas marítimas para ver nuestra posición. Debemos encontrar la Isla Sirenita (Sale de escena. Pata Chueca desata a Albóndiga)
ALBÓNDIGA: Señor malvado Pata Chueca. ¿Es cierto que nos va a comer?
PATA CHUECA: Mientras cumplan su pacto no los comeré… (Recorriendo el escenario) Es muy bonito el Cataclismo. (Comienza a pasearse por el escenario mirando a su alrededor hasta que se encuentra con un cofre. Lo abre y en el encuentra un vestido) ¿Qué esto?
ALBÓNDIGA: ¡Qué tonto! ¿No se da cuenta que es un vestido?
PATA CHUECA: No. Me refería a que hace aquí.
ALBÓNDIGA: Lo trajimos del último barco que saqueamos. El Capitán dijo que sería para su futura esposa.
PATA CHUECA: (Con voz aguda) ¿Se va a casar?... (Agrava la voz)Digo… ¿Se va a casar?
ALBÓNDIGA: Cuando encuentre una doncella. Aunque últimamente lo veo muy desilusionado. Él no cree mucho en las familias. Dice que ya no existen.
PATA CHUECA: Es bellísimo este vestido. (Se lo prueba sin ponérselo. En ese instante entra Medias Largas)
MEDIAS LARGAS: ¿Un pirata de vestido? ¡Qué original! (Le saca el antifaz. Es la Sirena) ¡Aja! Eres tú. El pescado. ¿Tú eres Pata Chueca? ¿El más malo de los Piratas del Caribe? ¿Y tú me venciste en la batalla? ¡Que vergüenza!
ALBÓNDIGA: ¡Le ganó una nena! ¡Le gano una nena!
MEDIAS LARGAS: No te burles. Enciérrala, Albóndiga.
SIRENA: Pero tenemos un trato.
MEDIAS LARGAS: Yo no hago tratos con niñas. Enciérrala, Albóndiga.
ALBÓNDIGA: Si. Tenemos un trato.
MEDIAS LARGAS: Lo que me faltaba. Que tú estés de su lado.
ALBÓNDIGA: Un trato es un trato. Es muy feo mentir.
MEDIAS LARGAS: Bueno, está bien. Te dejaré. Pero yo seguiré siendo el Capitán de mi barco.
SIRENA: Está bien. Me parece justo. Tú mandas. Es un trato. Palabra de Pirata (Se escupe la mano y Medias Largas la esquiva)
MEDIAS LARGAS: Ahora limpiarán los dos la cubierta. Los dos están en penitencia.
SIRENA: No voy a limpiar. Soy una dama.
MEDIAS LARGAS: Un trato es un trato, niña.
SIRENA: Eres un patán, egoísta, tonto y mentiroso. Yo te di el mapa.
MEDIAS LARGAS: Mañana llegaremos a la isla Sirenita. Voy a descansar. (Sale de escena. Medias Largas y Sirena comienzan a limpiar el barco)
ALBÓNDIGA: Señora Pata Chueca ¿Por qué está aquí con nosotros?
SIRENA: En el fondo del mar me siento sola, Albóndiga y es muy feo estar sola. Quisiera tener muchos amigos. Una familia. Ese es el tesoro más valioso. Tenía la esperanza de encontrarlo en la superficie. Poseidón me dio este líquido mágico (Saca un frasco con un líquido de color) que me permite ser humana, tener piernas, pero cuando el líquido se termine debo decidir si quiero permanecer en la tierra o volver al fondo del mar y ahí viviré lo que me queda de vida. O como pececito o como humana. No más una sirena. O un pez o una niña.
ALBÓNDIGA: Un pez o una niña.
SIRENA: Si. No más una sirena. Seré un pececito recorriendo los mares o (ilusionada) una princesa en un castillo. Cuando se acabe el líquido de Poseidón ya no habrá marcha atrás. Debo decidirme (Mutis. Saca Puchi de un bolso) Toma. Te devuelvo a tu bicharraco.
ALBÓNDIGA: Puchi. Amigo… Gracias, Señora Pata Chueca.
SIRENA: Me llamo Serena.
ALBÓNDIGA: Un gusto Señora Sirena Serena… (Piensa) Tengo una idea genial ¿Qué te parece si te quedas con nosotros y formamos un gran familia? Tú me caes muy bien y… hasta puedes casarte con el Capitán Medias Largas.
SIRENA: Estás loco. Con ese pirata testarudo y loco. Me casaré con un príncipe.
ALBÓNDIGA: El Capitán es bueno. Es medio cascarrabias pero es bueno. Una vez me robó de un galeón español todas las figuritas del álbum de “El Hombre Araña”. Y ahí me di cuenta…
SIRENA: ¿De qué?
ALBÓNDIGA: De que el hombre araña y Spiderman son el mismo.
SIRENA: Yo me casaré con un príncipe. No con ese feo mequetrefe.
ALBÓNDIGA: Yo quiero al Capitán porque es bueno. No porque es príncipe. Tú no tienes que ser divina para que yo te quiera. Solo tienes que ser buena. Prestar tus juguetes, no pelear, hacer caso.
SIRENA: En Atlantis, la ciudad en el fondo del mar de donde vengo, nos dicen que debemos cuidarnos de los humanos. Pero tú eres muy simpático, Albóndiga. No eres como me dijeron.
ALBÓNDIGA: ¿Qué te dijeron?
SIRENA: Me dijeron que los humanos se pelean entre ellos, que contaminaban con basura el planeta, que les importaban más los tesoros que la paz y la amistad. Y que en lugar de abrazarse y conversar con amigos se comunican con códigos secretos (en secreto) con claves www.
ALBÓNDIGA: Más o menos es así. Pero estamos a tiempo de aprender. Si tú tienes dudas sobre la superficie puedes consultar en mi página web: www punto albóndiga punto com panchos con ketchup punto uy me estás pisando el pie.
SIRENA: Perdón.
ALBÓNDIGA: Tengo sueño. Mejor vamos a dormir. Mañana llegaremos a la isla. (Salen)

LA SIRENITA

Yo era una sirena, sirenita soñadora
Que en la mar cantaba una canción
bom bom bom bom
Nadaba muy solita en el fondo del mar
Y me encontré de pronto a un caracol
Col col col col

ESTRIBILLO

Me dijo que el tesoro más bonito
son los besos, los amigos, un abrazo, una canción
El ketchup, la rayuela, el recreo de la escuela
Un helado bien helado, un cucu- cucuruchón.
La plazita, las muñecas, un chin chin ma me rri
aguachu cerri y jugarlo rapidón bom bom
Panderetas y piñatas, voy saltando en una pata
Y cantarnos todos juntos una canción.
Como los indios
Panchi Panchi Panchi Panchi Punchi Punchi
Punchi Punchi Panchi Panchi Panchi Pum Pum

Entonces en la tierra soñadora buscaré
Mi corazón, con el hechizo de Poseidón
bom bom bom bom
Seré una princesa y mi sueño alcanzaré
cantando al mar como un caracol
Col col col col col col

ESTRIBILLO

Escena 1    Escena 2     Escena 3     Escena 4

© Daniel Salomone
Volver a la página principal
El huevo de chocolate