Estás en > El huevo de chocolate > Trabalenguas para niños

TRABALENGUAS PARA NIÑOS

Si tu gusto gustara del gusto
que gusta a mi gusto,
seríamos del mismo gusto.
Pero como tu gusto
no gusta del gusto
que gusta a mi gusto,
no somos del mismo gusto.
Y qué disgusto se llevó mi gusto
al ver que tu gusto
no gusta del gusto
que gusta a mi gusto.

(Enviado por María Elena de la Rosa Sanz)

EL OJO ROJO

Tengo un ojo
y lo tengo rojo
porque un piojo
que está cojo
me dio un antojo
y del antojo
y de lo cojo
que está el piojo
rojo me dejó el ojo.

(Trabalenguas original de Germán Alejandro Rocha Toledo, 9 años de edad, del Colegio Hidalgo, Uruapan, Michoacán, México).


Si tu comes como comes
y yo como como como
¿cómo comes como como
y como como comes?

(Enviado por Pía Salgado, 8 años, Santiago de Chile)

Erre con erre, cigarro,
erre con erre, barril,
rápido ruedan los carros
sobre los rieles del ferrocarril.

(Enviado por Carmen Elena Ruiz, Caracas, Venezuela)


Tres trapecios temprano
fueron puestos en la arena
para tres trapecistas tempraneros.

(Enviado por Pía Salgado, 8 años, Santiago de Chile)

Tras tres tragos y otros tres,
siguieron otros tres tragos
hasta sumar treinta y tres.
Treinta y tres tragos de ron.

Aceituna, que estás aceitunada,
desaceitúnate, aceituna.
Paco, Paco, poco a poco,
tú no sabes, yo tampoco.

Paloma en la piscina dice pamplinas con poco arte.


Yo vi en un huerto
un cuervo cruento
comerse el cuero
del cuerpo
de un puerco muerto.
Jaque mate, mate al rey,
jaque mate con la jaca,
mata jaca con el jaque,
mate jaque, jaca al rey.

(Enviado por María Camila Ramires Valdés)


¡Qué colosal col colocó aquel loco en el local!

Hoy el conejo desnarizojeador con rizos
te desnarizojeará los erizos.

(Enviado por Pía Salgado, 8 años, Santiago de Chile)


A Darío le daría un salario diario.
Un salario diario a Darío le daría.
Papá ornitorrinco y sus cinco ornitorrinquitos
recorren recónditos rincones de la serranía.
© El huevo de chocolate


El huevo de chocolate